Inicio Noticias Dadores voluntarios de paz social frente a la “motosierra” politica 

Dadores voluntarios de paz social frente a la “motosierra” politica 

por Sebastián Dumont
0 Comentario
A+A-
Reiniciar

“Si Javier Milei aguanta un año y medio con su plan, no hay más nada para nadie”, arrojó hace unas horas un importante intendente del conurbano bonaerense en una mesa informal. Su preocupación es la de muchos. Se refiere a que, si el plan “motosierra” tiene éxito, se avizora ya un final de ciclo para los políticos tradicionales que aún permanecieron al frente de sus territorios y sobrevivieron al huracán de cambios. Al mismo tiempo, este jefe comunal hacía cuentas de lo que yo no podría pagar en 2024 debido a la falta de ingresos y el aumento de los precios. Se preparan para resistir. De todas maneras, considerados a sí mismos como dadores voluntarios de paz social, por ahora han sido cautos y decidieron no mostrarse en la primera línea de los reclamos que ya salieron a la calle tanto la semana pasada como esta. 

Esa fue la línea que se escuchó tras la reunión del viernes en la sede de la gobernación bonaerense encabezada por Axel Kicillof, quien sentó a su lado a Sergio Massa y del otro a Máximo Kirchner. El intento por mostrar una unidad que no es tal. Pero que a los fines de sentar hacia adelante un discurso se valora como la resistencia que emana desde la provincia de Buenos Aires. Desde la Casa Rosada, se convalida esa diatriba. El mismo Presidente anunció la creación de la “Tasa Kicillof” para hacer frente al juicio que se perdió en los tribunales de Nueva York cuando se estatizó la empresa y el actual gobernador era el Ministro de Economía de Cristina Kirchner. Una clara manera de identificarlo como el referente más visible de los males K que hay que desterrar y olvidar. 

Asoma la impresión que Juan Grabois intenta tomar ese lugar. Se ha activado mucho desde la asunción del nuevo gobierno y en la marcha de la CGT gritó “dónde están los integrantes del Unión por la Patria, dónde está Sergio Massa”. Es más, hasta sus acciones recientes lograron el elogio del diputado provincial Agustín Romo, destacado por su militancia en las redes a favor de la Libertad Avanza y considerado cercano al ideólogo comunicacional Santiago Caputo. Hasta se ganó la cucarda de ser denunciado por el ex Presidente Alberto Fernández por sus publicaciones. Quizá pocos lo recuerden, pero fue Romo quien le dio visibilidad a la escapada lujosa del ex intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde. Lejos de los fuerzas del cielo, le abrió la puerta del infierno al ex alcalde que, de todas maneras, conserva algo del poder de entonces. Bajo cuerda. 

Mientras tanto, desde el gobierno bonaerense se estima un aumento del 300 por ciento en los tributos provinciales. Otro verdadero golpe al bolsillo que, hasta ahora, no ha despertado ninguna cacerola. Pero que, además, tendría réplicas similares cuando se elaboren las tasas municipales. Este jueves será clave para saber si en la legislatura bonaerense pasa o no pasa. ¿Un pronóstico? Va a terminar avanzando, con modificaciones. Lejos de la impronta que pretende aplicar Javier Milei a las relaciones políticas con el parlamento, en la provincia de Buenos Aires las cosas funcionan más o menos como antes. Ya se ha activado en toma y daca. Con algo más de pudor que antes, debido a los coletazos del caso “Chocolate” Rigau, que sigue acelerando su marcha. 

El endeudamiento que pide el gobierno bonaerense tiene la disposición para salir. Las discusiones más fuertes se centran en el nivel de aumento de los tributos provinciales. Se negocia contrarreloj para cerrar el año con los ítems aprobados. Podría ser no 300% de aumento progresivo sino 200 o 250%. Para llegar a un acuerdo, los intendentes juegan su rol. Los del oficialismo y, sobre todo, los opositores. El fondo siempre es el mismo: los fondos. En eso están. 

De todas maneras, será el debut legislativo de la Libertad Avanza en el ámbito bonaerense que llegó dividida entre quienes entraron por las mismas listas pero se diferenciaron entre el 22 de octubre y el 19 de noviembre bajo la excusa del apoyo de Mauricio Macri a la candidatura de Javier Milei. Es que muchos no podían hacer otra cosa. Los favores de Massa para sus campañas habían sido muy elocuentes. Desconocerlo hubiera sido un gesto de mala educación. El ex candidato presidencial lo utiliza ahora en su negociación con el propio Kicillof. Fiel a su estilo, Massa “te pelea hasta un chofer”, sostienen quienes lo conocen muy bien. 

Hay que prestarle atención a varios ejes de construcción política dentro del peronismo bonaerense. Desde hace meses vienen reuniéndose los intendentes Mario Secco (Ensenada), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Fernando Espinoza (La Matanza) como un grupo que contrasta con lo que ha dominado el ex alcalde de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, a quien Kicillof acaba de sacarle el manejo directo de Lotería Bonaerense para poner allí a Gonzalo Atanasof en gestiones que realizó Julio Alak, intendente de La Plata. 

Por otro lado, hay que mirar el esquema que adelantamos la semana pasada y se centra en los alcaldes que no quieren a La Cámpora y son liderados por Fernando Gray, al menos en la postura que planteó desde hace dos años. Pero las voces críticas son aún mayores. La pelea está declarada. Se ha sumado, por ejemplo, Aníbal Fernández. 

Todo esto es importante en función de un detalle que no puede ser pasado por alto. los alcaldes vuelven a mostrar su categoría de dadores voluntarios de paz social. Lo acaba de manifestar Fernando Espinoza al decir que si no hubo estallidos en las fiestas es por la labor de los jefes territoriales. El punto es interesante porque aborda una lógica que para Javier Milei será más difícil de desarmar y se trata de un tema, también, de profundo arraigo cultural. 

En su libro El Nudo, en el capítulo ocho, el periodista Carlos Pagni trata el tema del clientelismo como forma de moldear las democracias. Y, de alguna manera, es importante para explicar por qué el conurbano sigue siendo fiel electoralmente a una manera de hacer política. Es verdad que el peronismo perdió votos en ese conglomerado, pero aún así ha sido el sostén de los sufragios que obtuvo Massa en la primera vuelta clave para mantener representación territorial. La misma que ahora puede condicionar a Javier Milei con la “paz social”. 

En el referido capítulo, Pagni recuerda que “una compilación de artículos realizada por Javier Auyero ofrece una definición muy sintética del fenómeno: es el intercambio de favores por votos. Esa presentación ayuda a percibir que el clientelismo no puede ser encasillado entre los pobres. En todas las clases sociales se produce esa transacción”.

Y agrega: “El clientelismo, entendido como un tipo de vínculo de los pobres con la esfera pública tiene un significado específico. Es el intercambio de derechos políticos por ayudas materiales destinadas a satisfacer, muchas veces, necesidades básicas, lo que constituye un factor de dominación. Un rasgo peculiar de ese vínculo es que los bienes que se ofrecen son públicos. Pero no se obtienen directamente del Estado, sino a través de un intermediario”. Allí nacen los “punteros”. 

El gobierno de Javier Milei ha comenzado a intentar desarmar uno de esos nexos profundos pero más recientes: el de la intermediación de los planes sociales. Para dicha tarea cuenta con dirigentes, en el Ministerio de Capital Humano, con experiencia en el conurbano: Pablo De La Torre y Rodrigo Aybar, por mencionar sólo dos casos. Romper ese esquema es quitar una herramienta de “toma y daca”, entre otras cosas, para vender “paz social”. Y de paso, les terminan haciendo un favor a los intendentes, molestos desde los tiempos de Néstor Kirchner por el avance de los Movimientos Sociales en los territorios. 

A eso también se enfrenta Javier Milei en la idea de su profundo cambio cultural. Un desafío loable pero inmenso. Las dudas son los tiempos. Y sobre todo la muñeca política. Por otro lado, quienes quieren detenerlo se encuentran ante un gran dilema. Para ejercer el toma y daca siempre debe haber algo para repartir. El problema es que ahora “No hay plata”. O, en todo caso, “no la ven”. 

También te puede interesar

Deja tu comentario

logo sd blanco

Periodista politico. Conductor de El Embudo y en Canal 26 de lunes a viernes de 20 a 22hs.

Elegidos del Autor

Últimas notas

Sebastián Dumont Digital © 2023 –  Todos los derechos reservados.

Hecho con ❤ by Becominds – Powered by Nimmus

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más